Portada OcioArteLiteratura La mujer que arañaba las paredes

La mujer que arañaba las paredes

Sandra Tamez

Copenhague 2007.  Carl Mørck es un policía caído en desgracia después de que un compañero suyo terminara muerto y otro cuadripléjico. Su sentimiento de culpa aumenta cuando su jefe y la prensa dudan de su actuación y es por esto que es relegado a un nuevo departamento al que llaman «Departamento Q», dedicado a casos no resueltos y creado mas que nada para mantenerlo alejado.  Aquí le asignan a un ayudante de origen sirio llamado Assad, sobre cuyas capacidades el policía tiene bastantes dudas. Así entre cafés y fotocopias comienzan a demostrar la valía de este nuevo departamento sacado de la manga al descubrir las numerosas irregularidades cometidas en el caso de Merete Lynggaard, una joven y prometedora política que desapareció sin dejar rastro. Al adentrarse en la investigación que llevaron a cabo en su tiempo, algo no convence del todo a Carl y es cuando comenzará una carrera contra reloj pues Merete ha sido sometida a un maltrato físico y psicológico altísimo, y ha logrado mantenerse viva en este doloroso y asfixiante cautiverio desde 2002, sabiendo que la condena de 5 años de sufrimiento que le impuso su secuestrador está por cumplirse.

Jussi Adler- Olsen es un autor Danés de nacimiento, estudió medicina, sociología, historia política y comunicación audiovisual colaborando con revistas semanales, cómics, etc. Desde que comencé a leerlo me volví muy seguidora de él porque además de escribir excelente novela negra, también tiene esta dosis de tensión psicológica que nos atrapa a quienes gustamos de este tipo de novelas.   

“La mujer que arañaba las paredes” es el primero de ocho libros que forman parte de la serie del “Departamento Q”, mismos que recomiendo leer en orden pues si bien los casos que investigan son independientes, la trama de los personajes principales va evolucionando conforme pasan los libros. 

Como se ha hecho costumbre en los protagonistas de novela negra, Carl Mørck ha sido marcado por el suceso en el que se vio involucrado con sus dos compañeros, y es por esta razón que se vuelve una persona amargada y huraña, además de todos los problemas personales que tiene.  Y si bien a veces resulta algo irritante al principio en su trato a Assad, conforme va pasando la historia notamos el cambio que lleva a este par convertirse en un equipo que sorprende.  Y no podemos dejar de lado la aguda ironía con la que trata a la gente que le rodea, entre ellos a sus superiores y con la que termina ganándose la simpatía del lector.

Lo interesante en la forma que tiene Jussi Adler-Olsen de contar la historia es cómo nos adentra con mucho ritmo en la investigación que lleva Carl Mørck, contándonos capítulo a capítulo los detalles de vida de nuestro protagonista para que podamos entender lo que le llevó al punto en donde está, y con el suficiente suspenso que hasta las últimas páginas del libro nos quedarán claros los motivos de la situación de Merete. Como punto de originalidad debo mencionar que aún cuando no se derrama una gota de sangre, el tipo de cautiverio en que tienen a Merete es escalofriante y claustrofóbico.

Así que te recomiendo ampliamente que te adentres en esta serie del departamento Q. Estoy segura de que lo vas a disfrutar, tanto en originalidad como en ritmo.

Artículos relacionados

Comente