Portada OcioArteLiteratura La guía del autoestopista galáctico – Douglas Adams

La guía del autoestopista galáctico – Douglas Adams

Sandra Tamez

Si eres fan de la ciencia ficción y además te han dicho que tienes un sentido del humor negro y absurdo, esta trilogia en 5 libros es para ti. Sí, es la única (hasta ahora y que yo conozca) trilogía en cinco partes.  

Todo comienza cuando Arthur Dent, un ciudadano inglés normal y corriente, despierta por el ruido de varios bulldozers que, por órdenes del ayuntamiento deben destruir su casa pues está a medio camino de la construcción de una circunvalación. Entonces él decide boicotear la obra tendiéndose frente a las máquinas como protesta porque, para empezar, nadie le había notificado nada. Arthur tiene un amigo llamado Ford Perfect que lo convence de acompañarlo a la taberna y ahí le confiesa que es un turista espacial originario del planeta Betelgeuse 5 que quedó atrapado en la Tierra desde hace 15 años y que quiere que le acompañe porque en diez minutos la Tierra será destruida ya que estorba en la construcción de una autopista espacial que los Vagon están llevando a cabo. La única consigna para que todo vaya bien es que lleve un artículo imprescindible para todo viaje de este tipo… una toalla.

La trama de la novela en realidad no es la construcción de la autopista sino todas las historias que se nos van contando en cada capítulo y en donde nos presentan a todos estos seres hiperinteligentes y pandimensionales que construyen la computadora “Pensamiento profundo” para encontrar la respuesta al sentido de la vida, el universo y todo lo demás.  La sorpresa de quién es en verdad dicha computadora nos es revelada al final y no deja de sorprendernos.

Para que te hagas una idea del humor que encontrarás, te cuento que el autor, Duglas Adams, fue un escritor y guionista radiofónico inglés que mientras cursaba la universidad trabajó en el grupo Footlights que dieron paso a los Monty Python.  Trabajando para la BBC hizo tres programas de “Doctor Who”, también es autor de «Dirk Gently: Agencia de investigaciones holísticas» y en 1978 creó como programa para radio la historia de “La guía del autoestopista galáctico”, y fue tanto el éxito que derivó en una serie de televisión en 1981, un videojuego en 1984 y la película en 2005, protagonizada por Martin Freeman y Zooey Deschanel con un Alan Rickman como la voz de Marvin, un robot con depresión.  

Como siempre lo ha hecho la ciencia ficción, es una crítica (velada o no) a la sociedad que se está viviendo. Así los personajes no nos son tan ajenos a lo que en realidad somos como humanidad y nos encontraremos a nosotros o algún conocido en alguno de los personajes: desde el racional Arthur Dent, el escéptico Ford Perfect, el cínico Zaphod Beeblebrox o la inteligente y sagaz Tricia McMillan.  Por supuesto no falta la crítica de lo que conocemos como base de las relaciones humanas y políticas en nuestra sociedad, donde, por ejemplo, vemos a este gobierno terrestre que quiere derribar la casa de Arthur reflejado en este gobierno extraterrestre que quiere destruir la Tierra solo porque les resulta estorbosa. O la forma de elegir a los representantes en el gobierno extraterrestre y que da como resultado la elección de un reconocido estafador y sinvergüenza Zaphod Beeblebrox.  Y sin hablar de la crítica que es más palpable, la de la burocracia.  Lo increíble es que aún cuando ha sido escrita en 1978 la burocracia y simplicidad del ser humano no ha cambiado pero la tecnología que ahí se muestra, tecnología touch, libros electrónicos, etc., ya nos alcanzó.

Si es la primera vez que te acercas a este autor, comenzarás a entender de donde han salido estas frases tan famosas como “Don’t panic” o porque el número 42 resulta tan revelador.  Y quizás hasta te termines uniendo a la celebración del 25 de mayo: el día de la toalla.

Artículos relacionados

Comente