Portada Internacional Donald Trump contrae Covid-19: ¿justicia poética o mala suerte?

Donald Trump contrae Covid-19: ¿justicia poética o mala suerte?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que él y la primera dama, Melania Trump, dieron positivo por Covid-19. Trump dio positivo por coronavirus después de afirmar que el virus «desaparecerá», y le dijera al periodista Bob Woodward que estaba tratando de minimizarlo deliberadamente desde Febrero.

La administración de Trump no desarrolló una estrategia nacional de pruebas, se negó a usar una mascarilla durante meses, planteó la idea de inyectar a los pacientes con blanqueador, insistiendo en uno de sus muchos rallies de campaña llenos de gente que «no afecta prácticamente a nadie». Para terminar, en el debate del martes, se burlaba de su rival Joe Biden sobre su uso de máscaras: «podría estar hablando a 200 pies de distancia y aparece con la máscara más grande que he visto». Sugiere una sensación de invencibilidad incluso cuando murieron más de 200.000 estadounidenses.

La noticia trae una cierta justicia poética, tal como lo hicieron con el igualmente arrogante primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Covid-19, descrito como el «enemigo invisible» por Trump, ha penetrado en la Oficina Oval.

Desde que surgió a principios de este año, Trump, la Casa Blanca y su campaña han minimizado la amenaza y se han negado a cumplir con las pautas básicas de salud pública, incluidas las emitidas por su propia administración, como usar máscaras en público y practicar el distanciamiento social.

Fuente: NBC News – Evan Vucci / AP file

Trump viajó a Nueva Jersey el jueves para una recaudación de fondos, y la Casa Blanca envió un programa para el viernes que incluía una sesión informativa de inteligencia, una llamada telefónica sobre el apoyo de Covid-19 para «personas mayores vulnerables», una recaudación de fondos en su hotel de Washington, DC y otro rally en Stanford, Florida.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo que el presidente «se toma muy en serio la salud y la seguridad de sí mismo y de todos los que trabajan en su apoyo a él y al pueblo estadounidense”, sin embargo, un numero múltiple de miembros de la administración han contraído Covid-19.

Sin lugar a dudas esto complica gravemente las elecciones en Estados Unidos que ocurrirán en tan solo 32 días. Trump ha estado haciendo lo que más le gusta, organizar rallies de campaña, en un horario agitado en las últimas semanas, tratando de recrear la magia percibida de 2016. Más rallies, o vuelos en el Air Force One, ahora son impensables bajo cuarentena. Si Trump pierde las elecciones, tal vez nunca vuelva a realizar un rally.

Políticamente, ¿cómo funcionará esto? Si Trump es asintomático, existe el peligro de que vuelva a tratar de minimizar el virus, presentando un caso a sus partidarios «¿de qué se trata tanto alboroto?» Pero si se enferma gravemente, tal vez podría beneficiarse de una oleada de simpatía pública, tal como lo hizo expresidente Johnson.

El Dr. Vin Gupta, neumólogo y colaborador médico de MSNBC, dijo a la cadena que “la carrera presidencial se ha alterado fundamentalmente esta noche. No debería haber más reuniones presenciales durante el resto de esta temporada y creo que hay preocupación aquí, si el presidente permanece asintomático, de que pueda usarlo para reducir la gravedad de la infección «. Trump tiene 74 años, lo que lo pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por el virus y cabe preguntar si su salud podrá resistir las elecciones.

Según las reglas de la Ley de Sucesión Presidencial de 1947, la presidencia debe pasar a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara. Esto en sí presenta grandes dudas sobre el futuro de las elecciones y las tensiones políticas en Estados Unidos. Solo el tiempo dirá el curso de las acciones a tomar por parte de Trump y su Gobierno. 

Artículos relacionados

Comente